¿Cómo podemos recuperar la salud?
El significado de la enfermedad

Si tenemos que recuperar alguna cosa significa que antes la teníamos y la perdimos. En el caso de la salud, no es tan simple como decir: ¡Oh!, ¡olvidé mis anteojos en la mesa del living!. No, no es tan sencillo como eso, pero muchas veces es menos complejo de lo que pensamos.

En general hay muchos factores que influyen en el desarrollo de una dolencia, cualquiera sea. La medicina nos habla de factores hereditarios o constitucionales, que serían aquéllos que nos predisponen para poder adquirir determinada enfermedad y no otra. La psicología agrega que existen factores que pueden aumentar o disminuir esta predisposición y que se relacionan con el desarrollo de nuestras primeras experiencias infantiles en el ámbito familiar. Allí comienzan a generarse ciertas creencias, ideas, sobre nosotros mismos y el mundo circundante, las que comenzarán a delinear el mapa de muestra vida. Estas vivencias de la infancia se irán engarzando con las nuevas experiencias de la adolescencia y de la adultez, logrando formar un entramado de relaciones, conexiones entre vivencias actuales e históricas, si a ello le sumamos las frustraciones que provoca una sociedad enajenante deshumanizada, donde parece prevalecer el desconcierto, la violencia, el temor, la falta de solidaridad, el aislamiento... sólo por nombrar algunos de los productos de este mundo en que vivimos. Reconociendo que la enfermedad se desarrolla cuando nuestro sistema inmunológico no puede defendernos de tantos ataques y el nivel de stress se hace intolerable e incluso grave, es fácil pensar en que nuestra salud se deteriore. Esto, sencillamente, sería como pensar que nuestro sistema inmune es un escudo que nos defiende de los ataques internos (provenientes de nuestro propio organismo) y externos (gérmenes, bacterias, virus, etc.) cuando bajamos la guardia, algo pasa, cuando somos permanentemente atacados se producen agujeros en ese escudo dejando que penetren esos agentes patógenos.

Por ello, para continuar pensamos en cómo recuperar el estado de salud, debemos pensar en comenzar por hacernos algunas preguntas básicas:
- Este problema ¿qué me está impidiendo hacer? y
- ¿Qué me está obligando a hacer?

Estas preguntas nos lleva a pensar en otra:
- ¿Qué me está permitiendo hacer?

Ya hemos dicho, que todos tenemos un sistema de creencias que nos llevan a pensar, sentir y hacer de una manera diferente, esto nos lleva por un camino y no por otro.
Si nos enfermamos estamos yendo por un camino regresivo hacia el momento en que necesitamos cuidados de alguien especial..."mamá"..., por ejemplo. Aunque ella no esté físicamente con nosotros. Aunque tengamos muchos años de edad.

Muchos han oído hablar del beneficio secundario de la enfermedad, muchos también han mal interpretado su significado.
La mayoría se queda con el término "beneficio" sin profundizar en el significado total de la frase. Para muchos autores, significa una ventaja que viene implícita con la enfermedad, por ejemplo, el lograr la atención de otros seres humanos, familiares, profesionales, amigos, etc. Agregaría atendernos a nosotros mismos, mimarnos un poco. Pero también la enfermedad puede interpretarse como el sentimiento de culpa puesto en la situación.

Como vemos, este beneficio secundario podemos interpretarlo de muchas maneras, en cada caso es particular, pero para darle el sentido que busco mostrarles debemos hacer hincapié en el término CRISIS, toda situación límite produce una crisis, para nosotros los occidentales es un término muy ambiguo, en general, pensamos en CRISIS = CONFLICTO, pero debemos recordar que la crisis implica CAMBIO Y OPORTUNIDAD, por ello en Chino, Crisis es un ideograma que posee un triple significado.
Y, así, tomando la enfermedad como una crisis que tiene que ver con el sentido de nuestra propia existencia, vamos a poder responder las preguntas anteriores con mucha mayor facilidad y encontrar así un sentido a nuestra dolencia. Hay muchas y diferentes formas de expresar nuestro conflictos a través de nuestro propio organismo.
Esto que digo sólo tiene como objetivo el hacernos conscientes del grado de compromiso interno que tenemos con nuestro desarrollo o no de enfermedades y esto debe clarificarnos que también ese compromiso se extiende a la prevención o al tratamiento médico y psicológico si ya el problema está instalado.
Parafraseando a los yoguis, quienes sostienen que somos lo que comemos, agregaría que pensamos como leemos, que interpretamos la existencia según el limitado punto de vista con que observamos el mundo. En esto incluyo la visión de uno mismo. ¿De cuántas cosas nos creemos capaces y o incapaces...?.

Analicemos los obstáculos en nuestras vidas… ¿Qué importancia tiene en mi vida:
amar a…
odiar a…
olvidar a…
recordar a…
pensar que…
sentir que…
hacer... etc.?

Recordemos: la enfermedad y la crisis, siempre nos están significando algo. Nos están diciendo algo sobre nosotros mismos, algo que en nuestra vida debe cambiar...

"Todos nos merecemos una mejor calidad de vida..."

Revista Crecimiento Interior Nº 76, Año 8, Octubre del 2001

Autora: Lic. Monica Agras.