CAMINO CON CORAZON

El sol siempre está brillando aunque a veces parezca que se ha oscurecido... Todos sabemos que el momento más oscuro del día es justo antes del amanecer...
Para poder comprender que esos pequeños instantes son pasajeros, vamos recorriendo el camino que nos da cuenta de las ataduras que no nos permiten ver hacia delante. Siempre nos tienen atrapados esos nudos gordianos que creemos hay que desatar, pero no importa eso, interesa que nos deshagamos de ellos como Alejandro Magno, sin estructurar nuestra mente.
Eso se llama "Camino con corazón". Romper con los esquemas de pensamiento.
Esto nos habla de que necesitamos romper con las creencias que nos limitan la posibilidad de evolucionar, crecer, aprehender y desarrollar la inteligencia.
Si yo les digo piensen en aquello que más desean. En todos apareceran algunas ideas o imágenes. Y al mismo tiempo les pido que registren qué pensamientos se cruzan con esa imagen: son positivos, aquéllos que les garantiza obtener su deseo. O aparecen otros, los negativos, que en concreto les dicen todo lo que en realidad no pueden hacer, que ese deseo es ilusorio e imposible... Pero ¿están tan seguros que no puede concretarse en la vida real????.
El camino con corazón es el que nos permite enfrentar las dificultades como si fueran instantes de oscuridad, no oscurantismo.
Una cita de la tradición sufí, nos dice:
"Supera cualquier tipo de amargura que tengas por no haber estado a la altura del dolor que se te confió. Como la madre del mundo que lleva el dolor del mundo en su corazón, cada uno de nosotros es parte de su corazón y está, por consiguiente, capacitado para una cierta medida de dolor cósmico. Tú estás compartiendo ese dolor en su totalidad. Debes saludarlo con alegría en vez de compadecerte a ti mismo.
Este es el secreto: ofrece tu corazón como vehículo que vuelva alegría el sentimiento cósmico".

Te propongo la siguiente meditación:
Siéntate o a recuéstate en un lugar confortable.
Deja que tus ojos se cierren...
Comienza a relajar todo tu cuerpo...
Llevas tu atención a la forma en que respiras...
Siente cada inspiración y cada espiración.
Cada vez es más profunda y lenta tu respiración.
Recorre cada parte de tu cuerpo y siente como cada vez más y más profundamente está relajado...
Déjate llevar por las emociones que aparecen, por todas las sensaciones que vas sintiendo... sensaciones emocionales... sensaciones corporales... deja que tu mente aproveche todas esas sensaciones...
Eliges un camino... un hermoso camino a recorrer... sientes mucha seguridad, confianza y amor al recorrer ese camino... ese es el camino del corazón...
Reconoce todas las emociones que aparecen...
¿Son agradables?.
Sí. Entonces fíjalas diciendo y repitiendo: cada vez que me sienta inquieto, inseguro, desesperanzado, esta sensación placentera va a reaparecer, disminuyendo el malestar y haciéndo que se disipe hasta desaparecer.
¿Son desagradables?.
Entonces. Identifica qué es ese malestar: miedo, vergüenza, ira, odio, resentimiento, etc...
Te vuelves hacia ese sentimiento, te observas como si estuvieras recorriendo tu cuerpo proyectado en una pantalla.
Estas mirando tu cuerpo y vas a perdonarte por todo lo que sientas que te has estado reprochando... No más culpa... no más temor... no más inseguridad... no más dolor.
Sí a la comprensión y al perdón... a la aceptación... a la seguridad... a la alegría... a la felicidad...
Recuerda, el perdón pone fin a todos los asuntos que no han sido debidamente resueltos...
Ten presente que el resentimiento contra ti mismo y contra los demás va provocando un profundo sufrimiento emocional y espiritual.
Repites: te perdono.
Te repites: me perdono.
Ten misericordia de ti mismo. Tengo mirsericordia de mí mismo.
Todos podemos cambiar, mejorar, superar nuestras limitaciones.
No te aferres ni rechaces nada.
Déjate recorrer el camino con corazón, ese camino que tiene vida, amor, proyectos, intereses, seres queridos, deseos...
Ése debe ser nuestro camino a recorrer...
Deja que todo fluya...
Y cuando lo desees abre tus ojos nuevamente. Y te sentirás mejor, más seguro, más liviano...

"Todos merecemos una mejor calidad de vida"


Revista Crecimiento Interior Nº 72, Año 8, Mayo del 2001

Autora: Lic. Monica Agras.