LA TERAPIA DE REGRESIONES

Nos habla Freud sobre la regresión en el sueño, en la alucinación, en la formación de síntomas. Nos dice que el fenómeno onírico utiliza el presente en la misma forma y con el mismo derecho que el sueño diurno . El presente es el tiempo en que el deseo es representado como realizado. Y sabemos que nosotros al visualizar estamos trabajando con estos procesos de los que nos habla el padre del psicoanálisis.
Este contenido de representaciones se va transformando en imágenes sensoriales por los que damos fe y que creemos vivir. Hay otras situaciones que se constituyen con ideas. Esto es común en el sueño, la ensoñación y en la alucinación.
La gran pregunta viene cuando comenzamos a pensar si lo que nos dicen nuestros pacientes es real o fantaseado. Aunque ello no importa mucho, ya nos advierte Freud sobre esto. Lo importante es que esa persona está convencida de que es real. A esto se lo llama "Realidad Psíquica".
Por medio de técnicas hipnóticas podemos hacer que una persona regrese en el tiempo a instancias de su propia infancia y más allá... Algunos más osados han llegado hasta el nacimiento usando una técnica de respiración específica y otros elementos para lograr la reproducción de ese momento (que para muchos ha resultado tan traumático) a este sistema Orr lo llamó Rebirthing, re-nacimiento para nuestro idioma. Stanislav Grof a su vez ha desarrollado un método que se denomina Respiración Holotrópica. Como vemos, éstas en sí son algunas de las tantas técnicas que se aprenden y ejercitan para provocar regresiones. De igual forma es bien conocido el trabajo de muchos especialistas sobre regresiones a vidas pasadas.
Este tema suscita muchas opiniones. Lo interesante es poder conocer en profundidad las técnicas para poder elaborar un juicio de valor que tenga un fundamento teórico-experiencial. Y luego, en base a esos conocimientos, elegimos nuestra forma de trabajo terapéutico.
De esta manera tenemos un conciso panorama de los conocimientos que necesitamos adquirir para poder desarrollar estos aspectos de la actividad terapéutica.
Es un tema delicado que merece un tratamiento especial, un aprendizaje concienzudo y un ejercicio ético. Por lo tanto uno debe capacitarse adecuadamente para poder accionar sobre estos temas.




Revista Crecimiento Interior Nº 72, Año 8, Mayo del 2001 Autora: Lic. Monica Agras.