HOMEOPATIA PARA NUESTROS CABALLOS

Muchas personas, aún estando bajo tratamiento homeopático, no han pensado en atender a sus caballos u otros animales con este tipo de medicina.
¿Cómo podemos comprender qué es la Medicina Homeopática?.
La homeopatía es una medicina vitalista, no mecanicista, cuyo punto de vista sobre lo que es la salud, la enfermedad, y la curación, es diferente y con características propias.
El médico homeópata y el veterinario homeópata enfocan la salud, la enfermedad y la curación desde una óptica distinta, ya que la medicina homeopática se basa en otros referentes con características propias.
El Doctor Hahnemann, a principios del siglo XIX, la desarrolló sobre la base de leyes naturales, verificadas y verificables; con un método científico para comprobar la acción de los medicamentos; y, con una técnica precisa para determinar el diagnóstico y el pronóstico.
Samuel Hahnemann nació en Alemania en 1755 y murió en París en 1843. Logró expresar en esta Doctrina, una serie de realidades que siempre han existido. Su trabajo lo llevó a reunir y ordenar conocimientos que se encontraban separados y desordenados, principios ya descubiertos por otros médicos, sabios e investigadores; y recuperó el sentido trascendente de la medicina y de la tarea del médico, al enfocar a la Medicina como un "arte de curar", pues volvió a unirla con el sentido de trascendencia que existe en los seres humanos. También, le dio un sentido trascendente a la salud, al darle a ésta el sentido de dotar al hombre del libre uso de sus instrumentos para que éste pueda usarlos y así cumplir con el alto fin de su existencia. Estos mismos principios son aplicables a los animales.
Cuáles son los conceptos de: "Enfermedad", "Salud" y "Curación".
La enfermedad es un desorden dinámico que el animal enfermo experimenta en los distintos niveles de su organismo: tanto en sus aspectos vegetativos como en los sensitivos, haciendo que se afecte desde el estómago hasta el estado de ánimo o viceversa, y que por esta razón no pueda rendir en el máximo de su potencial.
Este desorden lo veremos a través de las distintas maneras de reaccionar frente a los estímulos, y también veremos en qué circunstancias aparecen estas reacciones. Por ejemplo cambios de conducta: apatía, indiferencia, irritabilidad hasta cólera, o fastidio. Los verdaderos homeópatas estamos entrenados para "percibir", es decir, ver en profundidad y con detenimiento, estos cambios del ánimo antes que se manifiesten los síntomas clínicos, lesionales o funcionales; pero a veces los dueños de los animales por no conocer que éstos cambios (que no son tan perceptibles al ojo no acostumbrado), son importantes, no les dan importancia y recién cuando el animal presenta signos clínicos más groseros hacen la consulta. Entonces, durante la consulta, recuerdan que hacía un tiempo notaban que su caballo trabajaba desganado, o no saludaba como siempre, o no quería comer la zanahoria acostumbrada con tantas ganas, o dejaba algo de comida en el comedero a pesar que habitualmente comía muy bien, o que en los concursos estaba un poco asustado o transpiraba más que lo acostumbrado, etc.
Una de las llaves de la Medicina Homeopática, es la "prevención".
Hahnemann propuso una observación distinta de los seres vivos, a la manera de los médicos de la antigüedad como Hippocrates, Paracelso, Avicenna, Rhazi, etc. Cuando se refiere a "cambios inmateriales" en la manera de ser y de obrar del paciente, habla sobre cómo observarlo, es decir, verlo en profundidad, cómo se manifiestan estos cambios, con qué signos y síntomas se expresan para que los podamos ver, en síntesis: ¿"Cómo nos habla el enfermo?".
En estado de salud, el animal se encuentra equilibrado y conserva todo el organismo de manera armónica, tanto en las funciones de la vida como en lo anímico y psicológico. De este modo el animal puede utilizar libremente sus instrumentos, sin esfuerzo ni dolor, y rendir con eficiencia en el máximo de su potencial.
Sabemos que los animales tienen memoria sensitiva y sentido común por medio del cual evalúan lo bueno y lo malo: por ejemplo la oveja que huye del lobo; y también como nosotros tienen pasiones: tristeza, alegría, cólera; y apetitos: deseos y rechazos, por lo cual buscan lo bueno y rechazan lo malo; y por estos medios podemos conocer cómo está cuando se siente bien o cuando se siente mal. No es raro que alguna vez el peón nos haya dicho, hace unos días que está triste, se aísla en el box, o no sale contento como siempre.
En los siglos VI y V antes de Cristo, en la franja colonial de la magna Grecia - Sicilia, Costa Jónica oriental y la Isla de Cos, nació la técnica médica basada en un conocimiento científico de la naturaleza, con cimientos en la fisiología -physis-. Este conocimiento científico fue impulsado por Hipocrates de Cos, nacido en el año 460 a.C., y a esta medicina posteriormente se la llamó: "Medicina Hipocrática". A Hipocrates le decían "El Observador". Introdujo el arte de la observación clínica como base necesaria para el diagnóstico patológico. Fue el primero en tratar pacientes y no enfermedades; definió claramente el principio de interacción del hombre y sus circunstancias y decía que el médico para ser buen médico primero debía ser una persona amable y buena. Además habló sobre el poder curativo de la naturaleza, entre otras cosas. En aquella época tenían presente la idea de UNIDAD, entre todos los seres del universo. Eran médicos humanitarios y humanistas, conscientes de su misión y su destino.
Hanhemann se nutrió de este conocimiento, hablaba ocho idiomas y conocía la obra de los griegos desde muy joven. Él también atendió animales y tuvo discípulos directos que se entendían con los animales de distintas especies.
Los animales son parte de nuestro mundo y nos muestran un aspecto de éste; enseñándonos, compartiendo, cuidando, alegrándonos, hasta dan su vida por su amo; por lo que merecen nuestra mejor atención y amor.
Esta medicina se aplica a todos los animales. Funciona muy bien en el destete de los potrillos y los terneros, como en todos los diferentes ciclos de la vida de todos los animales.
Entonces, entre otros beneficios la Medicina Homeopática es suave, permanente, no agresiva, y con menos efectos colaterales y secundarios, es rápida, efectiva y se complementa muy bien con otros tipos de enfoques terapéuticos.

Revista Crecimiento Interior Nº 70, Año 8, Marzo del 2001

Autora: Anahí Zlotnik.