ODONTOLOGIA HOLISTICA

Como su nombre lo indica, la Odontología Holística considera la esfera bucal en relación con el cuerpo en su integridad.
Esto quiere decir que los problemas que tocan la cavidad bucal, pueden acarrear desórdenes a distancia en el organismo.
Nuestra meta o propósito será pues de intervenir para mantener el equilibrio buco-dental o de restablecerlo, si esto es necesario. Es muy conocido que una vida sana es básica para una buena vitalidad de los dientes.

1º ALIMENTACIÓN: suprimir el azúcar blanco y los productos refinados.

2º MODO DE VIDA SANA: disminuir el stress que genera desmineralización y debilidad de los dientes, en consecuencia, provocando caries.

El odontólogo, particularmente, tiene que saber:

1º- Detectar los focos infecciosos en la boca (quistes, gránulos, gingivitis corriente, paro-dentopatía, piorrea, obstrucción irritante) que por la vía de la respuesta neural (terapia neural), pueden generar enfermedades gravísimas a distancia dentro de todo el cuerpo. Es muy conocido por los odontólogos que un quiste sobre un canino puede provocar, por ejemplo, una perturbación cardíaca y que al tratar el quiste dental, la cardiopatía desaparece.

2º- Utilizar los mejores materiales en la boca; para ello pueden usarse los sencillos test de kinesiología.
En general las amalgamas dentales siempre se han utilizado, aunque se sabe que el mercurio que éstas contienen, contiene riesgos de intoxicación (causantes de daños cerebrales) y que los diferentes metales que lo constituyen, producen también corrientes galvánicas, que perturban el pasaje correcto de las energías en el cuerpo energético.
Hoy se sabe que sacar algunas amalgamas de la boca, permitió a algunos pacientes eliminar por ejemplo, dolores de la columna vertebral, dolores migrales o estados de cansancio anormales que nada podía aliviar.
El odontólogo deberá estar siempre atento de crear en la boca del paciente una unidad con los materiales usados; cuanto menos son las mezclas de materiales, mejor es el equilibrio y la dinámica energética.

3º- Verificar en forma permanente el contacto entre los dientes de arriba y los de abajo durante los movimientos de cierre y apertura de la boca. Es muy importante que la masticación pueda hacerse de manera libre, quiere decir que la función neuro-muscular no sea perturbada con contactos anormales entre un diente o un grupo de dientes del maxilar superior con el inferior. Una buena masticación dinámica es garantía de poseer dientes sólidos, con un tejido de sostén resistente que permita un desgaste fisiológico indispensable al equilibrio dento-osteo-muscular.
La dinámica oclusal (contacto entre dientes), se ejerce a través de un equilibrio del cráneo, cervicales, dorsales, pelvis y miembros inferiores. Muchas personas sufren dolores de la articulación témporo-mandibular, de oídos, migrañas, dolor en el cuello y espalda, porque la oclusión es defectuosa.

La boca es una puerta de entrada al organismo y la función masticatoria no puede realizarse si la oclusión no es correcta. La osteopatía que trabaja sobre el equilibrio neuromuscular, puede ser un gran recurso para levantar bloqueos energéticos de origen oclusal. En este sentido, la utilización de placas de resina de reequilibración oclusal, son indispensables para permitir la reeducación de la locución y la nueva programación neuro-oclusal.

Algunos ejercicios sencillos de respiración asociados a movimientos de apertura y cierre de la boca, forman parte del equilibrio oclusal. Cuando la oclusión se normaliza, la cabeza del Cóndilo de la mandíbula, adentro de la cavidad glenoide del temporal, retoma su posición espacial correcta y las informaciones transmitidas al cráneo, son armoniosas, generadoras de buen ritmo respiratorio craneal (mecanismo respiratorio) permitiendo enviar a la columna vertebral impulsos rítmicos respetándo los ciclos respiratorios de todo el cuerpo, por intermedio del líquido céfalo-raquídeo.

4º- Intervenir muy temprano con los niños que presentan una predisposición a la falta de espacio para alinear los dientes sobre el maxilar pequeño. Es muy común actualmente ver en la boca de niños pequeños, dientes que no llegan a encontrar su lugar correcto en los maxilares. Hoy en día, la masticación no existe. Los niños comen alimentos muy blandos que no necesitan del movimiento de músculos que permitan la masticación. Es importante saber que dicha función, es decir, el juego de los músculos, es la que va a permitir a los maxilares desarrollarse normalmente. Debemos pues, fomentar muy tempranamente en nuestros niños, primero la alimentación natural, y luego el consumo de alimentos duros como por ejemplo los cereales, que estimulan la función masticatoria. Si esto no es suficiente, debemos desde los 6 años, utilizar el poderoso potencial de estimulación que nos ofrece la Ortopedia Dento-Facial-Funcional.

¿Por qué empezar a los 6 años?.
Porque el potencial de crecimiento del niño es extraordinario, es muy fácil el estímulo, guiado a esta edad, para permitir a los dientes que hacen su erupción encontrar de manera armoniosa su lugar sobre los maxilares.
Uno de estos métodos, utiliza los aparatos de goma flexibles, que el niño introduce en su boca 2hs. por día, estimulando todos los músculos masticatorios, lo cual produce una modificación ósea que servirá para corregir las anomalías dentales.
Además, la anomalía dento-facial, muchas veces va acompañada de signos neuro-funcionales respiratorios y digestivos.
Con la Ortopedia Dentofacial Funcional (ODFF), el niño vuelve al buen camino en el nivel de masticación, deglución, respiración, fonación y en consecuencia, a la armonía general de su ser.
En conclusión, dentro de un acercamiento Holístico de la salud Buco-Dental, es siempre importante considerar el aporte de la Homeopatía y de todos los acercamientos naturales de la salud.



Autor: Dr. Christian Jouve.