Escritos sobre Aromaterapia

BERGAMOTA
(Citrus Bergamia)

Oriunda de Italia y poseedora de un aroma cítrico, su aceite se obtiene a través de la presión fría de la cáscara de sus frutos maduros, llamados Bergamotos (el Bergamoto es un árbol de la familia de las Rutáceas, resultado del injerto del limón y el naranjo amargo, formándose el híbrido bergamoto, producido en la ciudad de Bérgamo, Italia, de donde proviene su nombre). Su altura varía entre 4 a 5 metros, su tronco es liso y sus flores son blancas, pequeñas y olorosas. Su fruto es la bergamota que tiene forma esferoidal aplanada y de unos 5 cm. de diámetro, pulpa verdosa, dividida en gajos, de sabor agridulce. La corteza es lisa y amarilla y, al igual que las naranjas, contiene vesículas llenas de aceites esenciales muy apreciados en perfumería.
Es utilizada como depuradora, diurética, laxante y digestiva. También posee benéficas propiedades antisépticas y curadoras de la piel, siendo empleada en casos de acné, forúnculos, eczemas, seborrea, psoriasis, picaduras de insectos y heridas (su empleo en compresas favorece la rápida cicatrización). Ayuda a regular la grasa excesiva de la piel y del cuero cabelludo (puede combinarse en este caso con el aceite de Tea Tree o Árbol de Té).
Psicológicamente es refrescante y estimulante, actuando como antidepresivo y combatiendo el stress, la apatía, la fatiga y el miedo. A las personas que sufren de ansiedad, les resultaría ideal un delicioso baño nocturno de tina con agua templada, en donde se agregarán 4 gotas de aceite de Lavanda y 4 gotas de aceite de Bergamota (diluidos en un aceite vegetal para evitar irritaciones en la piel).
El aceite esencial de Bergamota es muy útil en hornillos y masajes (siempre se debe utilizar diluido) para combatir problemas pulmonares y respiratorios, resfriados, gripe, dolor de garganta, bronquitis y fiebre.
En Italia es muy usada para combatir el paludismo (enfermedad febril producida por un protozoo, y transmitida al hombre por la picadura de mosquitos anofeles).
Existe una variedad africana (oriunda de Costa de Marfil) que es aplicada en inhalaciones y vaporizaciones, sin embargo, para la realización de fricciones y masajes, se recomienda a la Bergamota italiana.
El usuario debe tener muy en cuenta que la Bergamota africana posee un elemento llamado bergaptena que aumenta la sensibilidad de la piel a los rayos solares (acción fototóxica), pudiendo irritar y ocasionar manchas y quemaduras en la misma. Nunca es recomendable utilizarla sobre la piel si se expondrá al sol.
En cambio, la Bergamota italiana se encuentra libre de este elemento, siendo utilizada en productos de belleza y en masajes al aire libre.
En caso de querer combatir el mal olor de los calzados recomendamos colocar tres gotas de aceite de Bergamota o utilizar la siguiente combinación de aceites esenciales: 1 gota de Bergamota, 1 de aceite de eucaliptus y 1 gota de ciprés, en un papel absorbente que se dejará dentro de los zapatos por toda la noche.
A su vez, en perfumería, la Bergamota forma parte de numerosas composiciones aromáticas, participando de la fórmula de perfumes internacionales como: Eau Sauvage, de Christian Dior; Jicky, de Guerlain; L'air du temps, de Nina Ricci¸ Moustache, de Marcel Rochas; Equipage, de Hermés; Bois des Iles, de Chanel; Ysatis, de Hubert de Givenchy y Eau Parfumée, de Bulgari.
Para evitar confusiones le aclaramos al lector que también recibe el nombre de Bergamota una variedad de pera muy jugosa y aromática producida por el Pyrus communis, pero a pesar de que lleven el mismo nombre, sus características son diferentes.

Autora: Marina Gimena Deon. Conoce su libro "Qué es... Aromaterapia" de Editorial Deva´s.
Miembro Asociado de la Federación Internacional de Aromaterapeutas, Nº 9633, Londres, Inglaterra.







Volver a la página principal